Mucho hemos hablado en nuestro post de los problemas que el plástico está generando a nuestro planeta, situándose como uno de los principales culpables del cambio climático y de los problemas en la fauna marina, y por ello en el post de hoy vamos a centrarnos en hablar de las bolsas ecológicas oxodegradables, que se muestran como una de las mejores soluciones para reducir el consumo de plástico en nuestro día a día.

¿Qué son las bolsas ecológicas oxodegradables?

Las bolsas oxodegradables son ecológicas, ya que gracias a las más avanzadas tecnologías, están fabricadas con plásticos que en un corto periodo de tiempo se degradan totalmente de manera completamente segura, transformándose en H20, C02 y en una ligera cantidad de biomasa.

A simple vista una bolsa ecológica oxodegradable puede parecer muy similar a una de plástico convencional, pero lo cierto es que las diferencias son más que apreciables, especialmente en cuanto a la contaminación y a la preservación del medio ambiente se refiere.

bolsa + pvc azul alternativa

¿Cómo se fabrican las bolsas oxodegradables?

Las bolsas oxodegradables se fabrican con una tecnología que es capaz de producir plástico que se degrada en muy poco tiempo a través de un proceso de oxidación, conocido como oxodegradación.

Esta tecnología se encarga de introducir una ligera cantidad de un aditivo pro-degradante durante el proceso de fabricación, consiguiendo de esta forma alterar la estructura química del plástico original, que resulta altamente perjudicial para el medio ambiente.

De esta forma, las bolsas oxodegradables ecológicas comienzan a degradarse durante su fabricación, acelerando este proceso cuando son expuestas al sol, a la luz, al calor o a cualquier tipo de esfuerzo. Esto significa que cuanto más se utilizan, más rápido se degradan.

Ventajas de las bolsas ecológicas oxodegradables

Las múltiples ventajas de las bolsas ecológicas oxodegradables han hecho que se hayan situado como una de las opciones más responsables para con el medio ambiente, junto a las tradicionales bolsas de tela, que continúan siendo la más demandada por su resistencia, precio, posibilidad de reutilizarlas, etc.

Una de las ventajas más destacadas de comprar bolsas oxodegradables es que una vez comiencen a degradarse, el plástico será consumido por bacterias y hongos una vez que el aditivo haya reducido la estructura molecular a un nivel lo suficientemente bajo como para que los microorganismos puedan acceder al carbono y al hidrógeno.

De esta forma la materia deja de ser plástico y pasa a convertirse en alimento para las bacterias, hasta finalmente se degrada en agua, CO2 y una cantidad minúscula de biomasa. Además, no deja ningún fragmento de polímeros derivados del petróleo en el suelo, por lo que son completamente seguras.

Alternativas a las bolsas ecológicas oxodegradables

Aunque las bolsas ecológicas oxodegradables son una opción respetuosa con el medio ambiente, la tecnología empleada para su fabricación hacen que tengan un precio algo más elevado, lo que lleva a muchas personas a buscar otras alternativas igual de ecológicas, pero más económicas, como las bolsas de tela baratas.

De hecho, en los últimos años, cuando parece que estamos más concienciados de la necesidad de reducir el consumo de plástico, las bolsas hechas de tela han aumentado enormemente su utilización, mostrándose como una opción responsable, reutilizable y altamente resistente.

Cada vez es más habitual ver a gente que acude a comprar a los supermercados con bolsas de PET, que están fabricadas con residuos de PET reciclado, a partir de residuos plásticos procedentes de botellas, envases y otros materiales. Las bolsas de PVC también son otras de las que más se están utilizando, situándose como una opción muy a tener en cuenta.

bolsa + pet alternativa